ConstructivamenteHistoriaCDMX sin luz

¿Te imaginas cómo se veía la ciudad sin alumbrado público? Cuando se ocultaba el sol la gente ya no salía.
10 febrero, 2017725 min

Actualmente la Ciudad de México está a la vanguardia y gran parte de la misma cuenta con diferentes servicios públicos. Uno de estos es el sistema de electricidad, que se ha ido perfeccionando con materiales de última tecnología.

En la antigüedad, para ser exactos en julio de 1585, no había luz y al llegar la noche todo se encontraba en silencio y oscuro. La gente tenía miedo de salir de sus casas por temor a que les fueran a robar sus pertenencias, por eso se implementó el toque de queda.

La Catedral hacía sonar sus campanas sin interrupción de las 9 a las 10 de la noche, cuando éstas finalizaban los policías realizaban rondines. En ese tiempo era muy fácil robar, herir o matar a alguien sin que nadie se diera cuenta y por esas circunstancias casi nunca se encontraba al malhechor de dichos actos.

Las personas que tenían una estabilidad económica podían comprar faroles, en las noches salían con ellos a la calle para evitar eventos desafortunados. Pero la gente que no contaba con suficientes recursos evitaba salir después del toque de queda o se cuidaban unos a otros en la oscuridad.

CDMX sin luz

En los primeros dos siglos de dominación colonial, la ciudad continuó sin luz, sólo se observaban las antorchas de ramas de ocote prendidas en las puertas de diferentes tiendas, pero éstas no eran suficientes para alumbrar todas las calles.

El 23 de septiembre de 1762 el gobierno estableció que todas las familias colocaran faroles de vidrio en los balcones y las puertas, y que estos se mantuvieran prendidos hasta las 11 de la noche. Esto afectó a los pobladores de bajos recursos, ya que la autoridad los obligó a colocar estos utensilios, sin importarle que incluso tenían que quitarle el alimento a su familia.

Fue en 1790 cuando comenzaron a alumbrar las calles, gracias a que el Virrey Conde de Revillagigedo, Presidente de la Junta Superior de Real Hacienda de Nueva España, decretó que el alumbrado público tenía que estar a cargo del gobierno. Con el aumento en el impuesto de la harina se llevó a cabo este manifiesto, en el cual se compraron faroles y se contrató personal como vigilantes y guarda-faroles.

Después de que Porfirio Díaz llegó a ser Presidente de la República, se colocaron las primeras plantas eléctricas y al Sector Eléctrico le proporcionaron el carácter de Servicio Público.

Después comenzaron a poner lámparas de arco en diferentes partes de la ciudad. Por ejemplo, en la Plaza de la Constitución fueron 40, en la Alameda Central más de 100 y empezaron a iluminar la Avenida Reforma y algunas calles de la CDMX.

A finales del siglo XIX el alumbrado eléctrico llegó a todos los rincones de la ciudad, siendo así una metrópoli de gran nivel que puede competir con grandes ciudades de otros países.

Fuentes consultadas:
MX CITY
El Modo

Conexión Moctezuma

Resumen del editor.

Publicaciones relacionadas

Vivir en la Luna

Vivir en la Luna

10 enero, 2019
Terrazas invernales

Terrazas invernales

20 diciembre, 2018
CONTACT
US
YOUR
NAME
YOUR
EMAIL
¿A QUE TE DEDICAS?
SEND MESSAGE