Jean Nouvel logró que su arquitectura no fuera lo principal de su creación más esperada.

La cultura árabe se ha caracterizado por dos aspectos: por un lado, se le considera como una de las más controversiales y conservadoras del mundo; desde otra perspectiva, cuenta con diversas expresiones culturales exquisitas llenas de misticismo, espiritualidad e historia.

Muestra de esta refinada cultura y de que la arquitectura se ha concebido para todos los seres humanos, el pasado 8 de noviembre de 2017 se inauguró el museo Louvre Abu Dhabi.

Cabe destacar que este santuario de arte fue anunciado como el primero en su tipo dentro de la cultura árabe que, a pesar del conservadurismo que existe en la región, se ha pensado para que la gente de todo el mundo con diferentes creencias, culturas y referencias estéticas convivan en un sólo lugar.

El encargado de crear este majestuoso edificio fue el arquitecto Jean Nouvel, ganador del premio The Pritzker Prize en el 2008. Es importante resaltar que este recinto se ha inspirado estructuralmente en las medinas árabes; es decir, los barrios más antiguos de esta cultura.

El Louvre Árabe

En cuanto a diseño ornamental, el museo tiene un domo plateado de metal de 590 pies (180 metros) conformado por un patrón geométrico complejo, un elemento natural en la arquitectura árabe; éste consta de 7,850 estrellas únicas entre sí.

Al recibir la luz del sol sobre el diseño se crea un efecto de lluvia de luz móvil debajo de la cúpula. Es menester comentar que la cúpula de estrellas está compuesta por ocho capas superpuestas entre sí.

Algunas de las diferencias entre el Louvre Abu Dhabi y el Louvre Parisino son: el peso histórico de ambos, la nobleza de los materiales empleados en su edificación y el lugar en donde se ubican. Esto último se debe a que el estilo arquitectónico de Jean Nouvel es contextual y no material.

“No sólo exhibirá obras de arte culturales, sino también compartirá historias humanas entre civilizaciones y culturas”, expresó Jean Nouvel.

Dado lo anterior, a continuación se destacan algunas de las finalidades que tiene la construcción de este museo de clase mundial:

  • Crear un museo habitado por objetos y obras de todo el mundo
  • Convertirlo en un museo de las civilizaciones
  • Ofrecer una espiritualidad propia al fusionar el cielo, el agua y la arena
  • Reunirse en torno a grandes obras de la humanidad
  • Contener una galería especial dedicada a las religiones universales

Para finalizar, el arquitecto gestó su obra como “un regalo para las generaciones futuras, que hablará sobre el mundo a través de las edades, abriendo ventanas y civilizaciones vinculantes”.

Fuente consultada:

Architectural Digest

– Información que construye –