Es un movimiento cultural y artístico que ha permitido producir obras extraordinarias.

La palabra “grafiti” proviene del griego “graphein”, que significa dibujar, escribir o rayar. Cuando surgió el street art (arte callejero) en los años 60 del siglo pasado, se consideró grafiti a todas las figuras o inscripciones con un fin artístico realizadas en las paredes exteriores de edificios y casas realizadas con aerosoles o diferentes tipos de pinturas.

La voluntad de representar en paredes las experiencias vividas por el ser humano es lo que lo distingue de otros seres vivos.

Cuando se reactivó la actividad entre los jóvenes se presenció un mayor grado de libertad en países como Estados Unidos o Francia, las normas de conducta social no lograron reprimir su anhelo de expresión artística; fue en Filadelfia donde se comenzaron a notar los primeros grafitis.

En México se especula que la práctica del grafiti llegó a través de la frontera estadounidense, en Tijuana. Aunque también surgieron otros núcleos importantes en Guadalajara y Aguascalientes; en la CDMX se consolidó en los años 80.

Grafiti: arte o vandalismo

Polémica…

Es importante mencionar que, aunque algunos explotan con éxito las posibilidades plásticas del grafiti, no todo el que pinta garabatos en la fachada de un edificio es un artista.

Aunque el grafiti es una actividad que ha sido condenada por parte de algunas personas al grado de considerarla una práctica directamente relacionada con el vandalismo, poco a poco logró establecerse como un movimiento cultural y artístico que ha permitido producir obras extraordinarias.

Dado lo anterior muchos de los grafiteros que forman parte del movimiento han optado por la legalidad, es decir, trabajan sus obras con el consentimiento del gobierno y de los dueños de las paredes aptas para la actividad.

Actualmente, gracias a las redes sociales, se cuenta con una plataforma muy eficaz para dar a conocer una gran variedad de obras y es que admirar un grafiti puede resultar una experiencia muy amena para muchos.

Fuentes consultadas:
Lamudi
DW /grafitis
Fundación UNAM

– Información que construye –