ConstructivamenteDestacadasHistoriaIcono revolucionario

Este emblema de la arquitectura mexicana tiene una historia muy peculiar que no imaginas.
13 septiembre, 2019617 min

La Ciudad de México es un impresionante prisma de expresiones culturales en donde el pasado y el futuro se conjugan para crear una atmósfera enigmática, es así como lo clásico convive con lo moderno, incluso en el mismo espacio.

Un ejemplo de lo anterior es el Monumento a la Revolución, un emblema de la arquitectura mexicana que tiene una historia muy peculiar. A continuación, te contamos algunos datos bastante interesantes que no imaginabas, sí, aunque seas mexicano de hueso colorado.

El comienzo…

  • Porfirio Díaz fue quien solicitó su construcción como parte de los festejos por el Centenario de la Independencia de México.
  • En 1897 se publicó la convocatoria internacional para su realización.
  • El ganador del concurso fue el arquitecto italiano Pietro Quagli, sin embargo, murió antes de que comenzará la obra. Por lo cual, el francés Émile Bérnard se hizo cargo.
  • En un principio, el recinto original abarcaría un área de 14 mil m2.
  • Su función principal se pensó para ser la sede del Palacio Legislativo Federal.
  • La estructura principal tendría 68 m de altura y estaría sostenida por seis columnas.

Desarrollo del proyecto y problemas

  • El 23 de septiembre de 1910, Porfirio Díaz colocó la primera piedra del complejo. No obstante, dos meses después daría inicio la Revolución Mexicana.
  • En 1912, tras el estallido del conflicto, los recursos del país eran insuficientes para costear su edificación, por lo cual se suspendió la obra.
  • La zona de trabajo que ya tenía una estructura metálica, quedó en total abandono por dos décadas, lo cual se conoció como el Salón de los Pasos Perdidos.
  • Al finalizar el movimiento revolucionario, Émile Bérnard le propuso a Álvaro Obregón retomar la edificación, quien aprobó su realización.
  • No obstante, los planos se adaptarían para dejar de ser un palacio y convertirse en un panteón en honor a los caídos en batalla.
  • Lamentablemente, la muerte de ambos, canceló de nuevo las posibilidades.

Final inesperado…

  • En 1933, el arquitecto Carlos Obregón Santacilia rescató la obra inconclusa.
  • Su visión era hacer una plaza pública con un mausoleo y un mirador que conmemoran las ideas de una revolución constante.
  • En 1938, el monumento fue finalizado y quedó abierto al público hasta 1970.
  • Su estilo arquitectónico tiene una mezcla de Art Decó, arte prehispánico y cubismo e integra la escultura como parte de su expresión.
  • El 20 de noviembre de 1986, se inauguró en el sótano del monumento el Museo Nacional de la Revolución.
  • En el 2009, surgieron campañas para rescatar el espacio, con motivo del bicentenario de la Independencia.
  • Los trabajos de rescate, recuperación, remodelación y restauración finalizaron con la renovación de la Plaza de la República y el espacio fue reabierto al público.

Las piezas dispersas

  • Los ornamentos del proyecto original, se encuentran dispersos en la ciudad:
    – Las esculturas de la Juventud y la Madurez están en la entrada principal del Palacio de Bellas Artes.
    – El Águila que remataba la cúpula fue colocada en el monumento a la Raza.
    – Los leones que flanquearían la escalinata de acceso, son los que se encuentran en la entrada del Bosque de Chapultepec.

Esperamos que te haya gustado este resumen, si deseas conocer más, te invitamos a que visites el Monumento a la Revolución, ubicado en Plaza de la República S/N, Tabacalera, Cuauhtémoc, 06030, CDMX.

Fuentes consultadas:

MRM
MXCITY
Food and Travel
Revista Aventurero

Conexión Moctezuma

Resumen del editor.

Publicaciones relacionadas

Star Médica Querétaro

Star Médica Querétaro

17 septiembre, 2019
Concreto fotovoltaico

Concreto fotovoltaico

9 septiembre, 2019
¿Casco de seguridad?

¿Casco de seguridad?

9 septiembre, 2019
CONTACT
US
YOUR
NAME
YOUR
EMAIL
¿A QUE TE DEDICAS?
SEND MESSAGE