Hay quienes tildan a esta construcción como una de las más vanguardistas y ultramodernas que se han levantado en el territorio nacional. Se encuentra ubicada en Bosques de las Lomas, Ciudad de México.

Fue diseñada y construida por el arquitecto Agustín Hernández, por lo que ha sido catalogada como portavoz del movimiento arquitectónico escultórico; en donde la utilización de figuras y cuerpos geométricos se consideran los elementos estéticos más relevantes.La casa en el aire

El uso de estos recursos, responde a tres conceptos dentro de la cosmogonía prehispánica como son: “la originalidad de las formas y su valor expresivo, la solución interior, y la reinterpretación de la arquitectura antigua”.

Cabe destacar que esta edificación ha sido inspirada, al igual que muchos de sus proyectos, en el simbolismo del arte precolombino mezclado de forma interesante con interpretaciones figurativas de lo moderno. Es por ello que, cada trabajo presenta una evolución conceptual.

Esta increíble casa desafía la gravedad, pues las columnas de concreto y acero que la sostienen cuentan con 40 metros de alto y están enclavadas sobre un gran desnivel; a su vez, es en su apertura circular donde reposa la vivienda.

La casa en el aire

En dicha apertura coexisten cuatro prismas triangulares de hormigón (dos pulidos y dos martelinados) con detalles en mármol, mismos que son la estructura de la casa.

El acceso está conformado por un camino de 30 m, está hecho de vidrio y recubierto totalmente por domos. Dado esto, se crea una atmósfera futurista en donde no hay muros que delimiten los espacios.

En lo que respecta al interior, los acabados de concreto pulido, madera, acero y cristal son predominantes. Por otro lado, tiene numerosas ventanas y domos que permiten la entrada de luz natural, así como una espectacular vista de la ciudad.

La casa en el aire

La cava se considera uno de los lugares más bellos de este lugar y se puede acceder a ella mediante su espectacular escalera de caracol que se comunica con la alberca por medio de un puente tubular.

Esta obra es una de las construcciones más grandiosas de la arquitectura mexicana, la cual se aproxima a las complejas soluciones neo-vanguardistas de los años noventa.

Esto nos deja ver que Agustín Hernández, desde que comenzó su carrera hasta la actualidad, ha sido un visionario de la arquitectura contemporánea que lo ha convertido en uno de los mejores arquitectos latinoamericanos del siglo XX.

La casa en el aire

Fuente consultada: