La tecnología se utiliza como medio para preservar la memoria histórica e impulsar el futuro.

Bajo la premisa de rescatar espacios públicos como la Plaza Valladolid en Morelia, Michoacán, se ha utilizado el “mapping” para dar nueva vida a los edificios del lugar.

El éxito de esta técnica fue tal que en dicha plaza se concentran tanto turistas como oriundos del lugar para apreciar el magnífico espectáculo que transforma en lienzo casi cualquier edificio.

El “mapping” es una técnica que consiste en proyectar imágenes sobre superficies reales e inanimadas para conseguir efectos de movimiento o en 3D. Esto, sin duda, da lugar a un espectáculo artístico fuera de lo común. Sumado a la secuencia de imágenes proyectadas, el sonido y la perspectiva hacen que los edificios cobren vida por sí solos.

Más allá de la concepción tecnológica que representa, dicha técnica se muestra como una alternativa que da un nuevo giro a la percepción de los espacios urbanos en los cuales nos desenvolvemos. Aunado a esto, una de las máximas del “mapping” es dotar de movimiento a las cosas (en este caso edificios) que siempre permanecen inanimados e inmóviles.

Sergio Alcalá, propietario de Láser Show México, declara que el “mapping” sobre fachadas de edificios históricos está en crecimiento en nuestro país. En sus palabras: “Autoridades municipales o hasta el sacerdote local nos suelen contratar. Ponen a nuestra disposición las fachadas del palacio municipal o la iglesia para realizar el espectáculo”.

“Mapping” de edificios

Como dato histórico, en la Ciudad de México desde el 2011 se comenzó a popularizar el uso del “mapping”, durante el marco de la celebración del Bicentenario de la Independencia de México. En dicho evento se mapearon los edificios aledaños al zócalo de la ciudad.

De paso, podemos mencionar el Festival Internacional de las Luces (Filux) que ha presentado en los últimos años como parte de su exposición de obras artísticas, mappings en la Ciudad de México. La Estela de Luz y el Palacio de Bellas Artes fueron los lienzos sobre los que se decidió plasmar las obras.

Una característica que resalta esta técnica audiovisual es que, a pesar de poder reproducirse una y otra vez, la ilusión de fugacidad es algo que le da un plus. Ya sea porque dota de vida a los edificios en los que se usa o porque el futuro rescata al pasado. Incluso, hay quienes afirman que esta práctica es el futuro de la publicidad urbana.

Fuentes consultadas:

Obras Web
Carlos Matallana
ICANDELA

– Información que construye –