ArteConstructivamentePalacio de Bellas Artes

Es considerado uno de los centros culturales más importantes que hay en todo México.
25 febrero, 20191317 min

Capitalino que se respeta ha visitado, en más de una ocasión, esta emblemática obra de arte de la arquitectura mexicana. Sin embargo, ¿qué tanto sabes de ella y de su construcción? A continuación te platicamos más al respecto.

Corría el año de 1904, época en la que Porfirio Díaz concluía su sexto mandato como presidente del país; dentro de ese lapso se había pautado que, recién iniciado el Siglo XX y como parte de los festejos por el centenario de la Independencia de México, darían comienzo las obras del programa de embellecimiento de la ciudad.

Como parte de dicho plan se propuso remodelar y renovar el Teatro Nacional, considerado uno de los centros culturales más importantes que había en la nación y que, dicho sea de paso, es el antecedente arquitectónico de lo que hoy conocemos como Palacio de Bellas Artes.

No obstante, se tomó la decisión de demolerlo y edificar algo nuevo. Fue así como Porfirio Díaz le encargó al arquitecto Adamo Boari realizar el proyecto, el cual tuvo dos etapas de construcción y fue coordinado por la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas.

Palacio de Bellas Artes

Primera fase (1904 – 1929)

Durante este periodo, se hicieron los cimientos del edificio y se levantó la estructura de acero y concreto, lo cual era una técnica novedosa para las obras de aquella época. Para realizar dicha innovación, cabe mencionar que Boari se basó en el estilo del Art Nouveau, conocido como Nuevo Arte Decorativo Moderno. Por otro lado, también se utilizó mármol para recubrir el esqueleto.

A pesar de que la parte externa estaba casi terminada, los trabajos se interrumpieron por tres factores: las características del suelo no soportaban el diseño del edificio; el presupuesto acordado se elevó; y, por último, el inicio de la Revolución en 1910 obligó a detener los trabajos.

Tras el estallido de la Revolución, la situación económica del país empeoró y Boari regresó a Europa en 1916. Debido a lo anterior, de 1917 a 1929, las labores se abandonaron, aunque en la sociedad mexicana permeaba la idea de concluir la proyección del recinto.

Segunda fase (1930 – 1934)

A partir de 1930, durante el mandato de Pascual Ortíz Rubio, el encargado de continuar con la construcción del Palacio de Bellas Artes fue Federico Mariscal, reconocido arquitecto mexicano y ex alumno de Adamo Boari.

Durante su gestión como director de obras decidió desplazar el estilo del Art Nouveau y, en su lugar, implementó el Art Déco. Éste último contemplaba el uso de ónix y mármol para los acabados en interiores.

Sin embargo, fue hasta 1932 cuando el entonces Secretario de Hacienda, el ingeniero Alberto J. Pani, estimuló la última etapa del proyecto. Pani solicitó que el recinto fuera “… una institución nacional de carácter artístico” que satisficiera las necesidades sociales y públicas de la cultura mexicana.

Palacio de Bellas Artes

Por último, el 10 de marzo de 1934 finalizaron los trabajos de construcción y el edificio se inauguró el 29 de septiembre del mismo año. El evento de apertura fue la presentación de la obra La verdad sospechosa, de Juan Ruíz de Alarcón.

¿Qué te pareció? ¿Imaginas todo lo que este lugar ha pasado a lo largo de casi 85 años? Te invitamos a que lo visites de manera regular, te aseguramos que no te vas a arrepentir ni un solo segundo.

Fuentes consultadas:
Palacio INBA
Museo Palacio de Bellas Artes
El Universal

Conexión Moctezuma

Resumen del editor.

Publicaciones relacionadas

Trabajo fotográfico

Trabajo fotográfico

15 marzo, 2019
Feliz centenario

Feliz centenario

5 febrero, 2019
CONTACT
US
YOUR
NAME
YOUR
EMAIL
¿A QUE TE DEDICAS?
SEND MESSAGE