Hay muchas razones por las que Mario Pani se ha convertido, con el paso del tiempo, en un icono de la arquitectura nacional. Sin embargo, su aportación al proyecto de modernización de México, es la causa fundamental de su merecido lugar en la historia.

En dicho proceso, ayudó a concretar una expansión urbana armónica y replanteó las formas que tienen las personas para relacionarse con la ciudad a través de su infraestructura, al igual que la creación de nuevos espacios culturales.

Torre Insignia

Este visionario de la edificación ha trascendido también por la calidad y cantidad de trabajos que desarrolló a lo largo de su ejercicio profesional. Sumado a esto, casi todas las obras que planificó y proyectó siguen en pie.

Una de ellas es la Torre Insignia, ubicada en la esquina de la Avenida Ricardo Flores Magón y de la Avenida Insurgentes Norte, en el conjunto habitacional Nonoalco Tlatelolco de la CDMX.

Su construcción inició formalmente en 1957 y terminó en 1962. Tiene una forma piramidal, mide 127 m, cuenta con 25 pisos y un carillón de 26 toneladas en la cima. Su estructura está hecha de concreto reforzado, aluminio y acero; por lo cual, se le considera uno de los edificios más seguros del mundo.

Torre Insignia

Cabe destacar que durante muchos años este emblemático espacio fue el segundo más alto de la Ciudad de México, después de la Torre Latinoamericana; además de ser el tercero más grande de la Avenida Insurgentes Norte.

Uno de los retos que se presentaron durante su desarrollo fue que la zona elegida para su levantamiento es altamente sísmica. Es por ello que Mario Pani y su equipo utilizaron lo último en tecnología y amortiguadores sísmicos de su época.

Fue hasta el 2011 que, a través de una subasta pública, la firma estadounidense Cushman & Wakefield adquirió la torre y se encargó de la remodelación del lugar. Adicionalmente, también invirtió en el reforzamiento estructural, así como en la reparación de los cimientos.

Torre Insignia

A continuación, te presentamos algunos datos curiosos que debes saber sobre esta construcción:

  • Tiene tres nombres: Torre Insignia, Torre Banobras y Torre Nonoalco Tlatelolco.
  • Ha soportado ocho eventos sísmicos de alto impacto.
  • En teoría, puede resistir movimientos telúricos de hasta 8.5 grados en la escala de Richter.
  • El carillón consta de 47 campanas y fue un regalo que Bélgica le hizo a México con motivo de los 150 años de nuestra Independencia.
  • Durante 30 años fue ocupada por el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras). Actualmente, es habitado por la Secretaría de Educación Pública.
  • Después del terremoto de 1985, la torre duró 26 años abandonada.
  • Su fachada está cubierta por vidrio y mosaico, y en la parte más alta del exterior, destaca el mural del pintor Carlos Mérida.
  • En la actualidad, el edificio está valuado en 24 millones de dólares y cuenta con dos remodelaciones.

Torre Insignia

Sin duda alguna, la Torre Insignia es un referente cultural para todo aquel que vive en la Ciudad de México y para los turistas. Por todo lo anterior, se ha ganado a pulso ser un icono arquitectónico de la época contemporánea de nuestro país.