Se trata de la evolución de nuestro sector, que actualmente se respalda por las innovaciones tecnológicas.

La denominada Construcción 4.0 consiste en marcar el fin de la construcción tradicional, el sector ha evolucionado y se respalda con el uso tecnológico de macrodatos, la impresión 3D, la realidad virtual, la robótica, la ciberseguridad, el internet de las cosas (IoT), entre otras; además hay que tomar en cuenta cómo serán los nuevos procesos constructivos.

Construcción 4.0 es un término que proviene de los preceptos de la Industria 4.0 o Cuarta Revolución Industrial que se concibió en Alemania y se basa en la transformación de la industria con respecto a los escenarios sociales, económicos y tecnológicos del siglo XXI.

Para David Díez, del área de Desarrollo de Negocio del Instituto Tecnológico de Aragón (ITAINNOVA), el concepto supone una nueva época protagonizada por una perspectiva diferente, “una transformación holística basada en la tecnología y para las personas. Desde ITAINNOVA apostamos por la Construcción 4.0 y proponemos un triple enfoque para abordar su implementación, en el que participan las personas (social), el negocio (económico) y la tecnología. No podemos entender la tecnología como algo ajeno a las personas y sus necesidades. Los negocios deben interiorizar esta premisa para poder crecer”, dice.

Además, el también consultor de innovación tecnológica, establece que una de las particularidades que propone la Construcción 4.0 es que las decisiones se tomen en la obra, con base en información real y actual; que el proceso se adapte a la obra y no al revés.

“Construcción 4.0 es introducir en la obra conceptos como la interoperabilidad coordinada de los medios humanos y materiales mediante el uso de IoT, el cloud computing (computación en la nube) y la robótica; la virtualización de los procesos para la mejora de los mismos; la descentralización de la toma de decisiones y el uso de la información en tiempo real; y la modularidad para flexibilizar al máximo la respuesta en la obra y tener una clara orientación de servicio al cliente”, indica Díez.

Por su parte, Gustavo Arballo, Presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), considera que la Construcción 4.0 se edifica con base en cuatro principios:

  • Aumento en el trabajo colaborativo
  • Mejora en la comunicación
  • Capacidad para modelar procesos constructivos y todos los aspectos de la obra en general
  • Utilización de modelos digitales para el diseño, construcción y operación de obras

Y destaca que, con el objetivo de lograr una mayor eficiencia, todas las empresas deben integrar las tecnologías de la información, ya que permiten una comunicación constante a bajos costos para aumentar la productividad en las obras y en todas las fases de la construcción.

También establece que actualmente existen cuatro megatendencias mundiales en la Industria de la Construcción:

  • Desarrollo de obras con el Building Information Modeling (BIM / Modelado de Información de Edificios), se brinda un trabajo colaborativo con información en tiempo real y coordina todas las disciplinas.
  • La filosofía Lean Construction (Construcción sin Desperdicios), se basa en la mejora continua e incrementa el grado de productividad de las obras.
  • El mercado de la construcción sustentable.
  • La utilización de elementos prefabricados en la obra para aumentar la calidad y disminuir el tiempo de construcción.

Por su parte, el director de la Unidad WLAN de Brocade NOLA para México, Centroamérica y el Caribe, Juan Carlos Cabrera, considera que la Industria de la Construcción quedó rezagada con respecto a la tecnología, pues: “se había quedado en la investigación de nuevos materiales, nuevos métodos de construcción, mayor rapidez, mayor durabilidad, mayor mantenimiento, pero obviamente, como toda tecnología, tiene que seguir avanzando. Ahí es donde la tecnología de las comunicaciones empezó a jugar un papel determinante dentro de la Industria de la Construcción, en la que una de sus principales funcionalidades es poder dar un servicio a los usuarios, desde soluciones para la propia casa hasta infraestructura para ciudades”.

Cuauhtémoc Acevedo, Director General de la boutique de soluciones tecnológicas Strat, establece que en las últimas dos décadas las grandes empresas constructoras han evolucionado a sistemas integrados, sistemas de gestión predictiva e inteligencia artificial, lo que permite que los proyectos sean más resistentes y eficientes.

Expone que innovaciones como la impresión 3D han traído cambios a la industria, por ejemplo: “hoy podemos ver prototipos ya funcionando para la construcción completa de una casa a tamaño real. Materiales para armado de muros que evitan derrumbes en zonas sísmicas y para aislamiento acústico y térmico de baja intensidad y muy resistentes. Concreto translúcido altamente resistente que evita los acabados y así generar ahorros sustanciales. Ladrillos que se ensamblan uno con otro tipo Lego, permitiendo el paso de ductería entre ellos”.

Son varios los avances y está claro que vendrán muchos más, ya que nuestra industria se encuentra en constante evolución.

Fuente consultada:

Revista Infraestructura, GRUPO REFORMA, marzo 2017.

– Información que construye –