Para derrumbar un edificio se necesita maquinaria pesada, explosivos, martillos, entre otras cosas, lo cual propicia grandes nubes de polvo y una cantidad considerable de escombros. En nuestro país, las edificaciones suelen demolerse a golpes de martillo, los escombros se empacan y después un camión se los lleva.

Sin embargo, en la actualidad estos procesos se pueden simplificar en tiempo y esfuerzo gracias a Ero (abreviatura para erosión), un robot que recicla concreto de forma eficiente por medio de chorros de agua que desbasta la superficie de concreto y succiona los desechos mezclados que posteriormente son separados.

“Ero” come concreto

Este autómata fue diseñado por Omer Haciomeroglu, estudiante del Instituto de Diseño Umeå de Suecia y ganó el premio International Design Excellence Award (IDEA) en la categoría de diseños de estudiantes.

El agua utilizada por este androide se recicla en cada etapa, lo que conlleva al ahorro de este elemento vital que normalmente se ocupa para llevar a cabo una demolición tradicional.

Además, tiene la opción de cambiar entre los modos de pulverización y deconstrucción inteligente, separando el hormigón paso a paso bajo un proceso para el cual está programado Ero.

“Ero” come concreto

Se le considera una aspiradora eficiente y limpia, cuando llega a su máxima capacidad de almacenaje es necesario destaparla para retirar los residuos empaquetados en bolsas de tamaño industrial, los cuales son enviados a centros de reciclaje.

La máquina funciona con electricidad, la cual al recolectar todos los desechos, almacena algo de su propia energía para reutilizarla: mientras la aspiradora succiona concreto por un tubo, el aire que se mueve genera electricidad que el sistema puede usar para sí mismo.

Ero es un robot plegable que mide 1.80 metros de alto por 85 centímetros de ancho. Sus ruedas se despliegan para conducirlo hasta el área de trabajo, lo que facilita utilizarlo en las zonas de demolición.

A pesar de que sólo es un proyecto en vías de desarrollo, su creador asegura que este invento tiene bastantes ventajas, entre las cuales se encuentran:

  • Demoler de una manera proactiva
  • Reducir los costos de demolición
  • Optimizar el flujo de energía que utiliza
  • Mitigar los niveles de contaminación
  • Facilitar la transportación de escombros

“Ero” come concreto
Sin duda, este avance tecnológico es muestra de que la Industria de la Construcción da pasos lentos pero seguros hacia un futuro sustentable, así como a la creación de una cultura más amigable con el medio ambiente.

 

– Información que construye –