DestacadasEntornoIndustriaInfraestructura sísmica

La reciente crisis climática nos obliga a reconsiderar las técnicas de edificación del México actual.
18 octubre, 20192145 min

Debido a la reciente crisis climática y al aumento en la intensidad de los sismos, ha surgido la necesidad de replantearse una cuestión importante: la forma en la que se planea, construye, administra y mantiene la infraestructura en el México de hoy en día. Esta reconsideración tendría como fin contemplar el riesgo como una variable fundamental para su resiliencia.

Armando Moreno Ruiz, director comercial de SESPEC, comentó que la infraestructura del país se construyó de acuerdo con los cálculos matemáticos de ingeniería, los registros de un clima más estable y los datos sísmicos disponibles hace décadas, lo que hace vulnerables a algunas obras.

Uno de los factores de riesgo son los sismos y la resistencia de las edificaciones frente a estos puede variar de una región a otra debido a que las normas no son las mismas en todo el país: mientras que en las zonas urbanas las técnicas de edificación han mejorado, en algunas regiones rurales hay fallas en los reglamentos.

La gestión moderna de los desastres naturales involucra varias fases relevantes, entre las que están la evaluación y prevención del riesgo, la respuesta de socorro tras el evento y la reconstrucción. No obstante, la imposibilidad para predecir los sismos se debe en gran medida a la falta de información sobre lo que sucede en el epicentro de los mismos, señala F. Ramón Zúñiga, investigador en el Centro de Geociencias de la UNAM.

Por ello, la precisión de los instrumentos empleados para la medición de los fenómenos sísmicos es fundamental para conocerlos y, por tal motivo, los científicos mexicanos están trabajando en desarrollar tecnología adecuada para analizar los movimientos telúricos que nos afectan.

Finalmente, Armando Moreno Ruiz señaló también que en México existen cuatro instrumentos financieros que revisan los daños a la infraestructura provocados por desastres naturales:

  • Fondo de Desastres Naturales (Fonden)
  • Bono Catastrófico
  • Seguros
  • Fondo para la Prevención de Desastres Naturales (FOPREDEN)

Sin embargo, y como su nombre lo indica, sólo el FOPREDEN tiene carácter preventivo, mientras que los otros tres instrumentos son reactivos. De acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación (ASF), se gasta alrededor de 37 veces más en las acciones reactivas que en las preventivas, lo que tiene un alto costo social y un impacto significativo en los recursos públicos.

Fuentes consultadas:
NOTICOLEGIO
Obras Web
BBC

Conexión Moctezuma

Resumen del editor.

Publicaciones relacionadas

Construcción en crisis

Construcción en crisis

15 noviembre, 2019
Bosque de Chapultepec

Bosque de Chapultepec

11 noviembre, 2019
CONTACT
US
YOUR
NAME
YOUR
EMAIL
¿A QUE TE DEDICAS?
SEND MESSAGE