Descubre cómo crear tu propia empresa constructora, te presentamos algunas recomendaciones interesantes.

Crear tu propia empresa es uno de los pasos más grandes que podrías dar a nivel profesional para cambiar tu futuro, sin embargo, siempre van a existir riesgos en el proceso. Ahora, es más fácil abrir empresas en México y en distintos países, así que lo único que necesitas es perder el miedo.

Los beneficios de una empresa son resultado de una buena administración, si estás por iniciar una empresa constructora, o piensas hacerlo en un futuro próximo, te dejamos algunas recomendaciones y factores a considerar:

  1. Define qué es lo que quieres hacer

    El primer paso de acción es comenzar a fijar metas y objetivos para tu negocio, debes contar con un Plan de Negocios en donde contemples inversión total, recursos, estrategias, servicios y todo el alcance que pueda llegar a tener tu empresa; este plan de negocios será la columna vertebral del negocio.

  2. Conoce a la competencia

    Siempre habrá otros contratistas con una oferta similar a la tuya, por eso es importante conocer a tus competidores y aprender de ellos: sus precios promedio, la calidad que manejan, cómo promocionan sus servicios, la infraestructura con la que cuentan, etc.

  3. ¿Inversión propia o sociedad?

    Aquí se definen los integrantes del proyecto: socios, promotores, trabajadores y cómo van a funcionar, qué puesto tendrán en la empresa y si son capaces de apoyar con capital.

  4. Ubicación estratégica

    La localización geográfica de una empresa siempre dará ciertas ventajas, por lo que se recomienda establecerse en una zona cerca de los clientes potenciales, de lo contrario se corre el riesgo de generar gastos en desplazamiento y transporte.

    Partiendo desde cero

  5. Regulación de la empresa

    El gobierno mexicano ha abierto diversos portales electrónicos para facilitar una amplia gama de trámites administrativos para la constitución formal y legal de la empresa, y elegir una forma jurídica, así como conocer las obligaciones de la empresa a nivel contable, fiscal y laboral.

  6. ¿Listo para empezar?

    Cuando la empresa se encuentra registrada y constituida legalmente, prácticamente ya todo está listo para empezar. Habrá que afinar ligeros detalles del Plan de Negocios, pero con esto estamos listos para iniciar operaciones.

  7. Atrayendo clientes y creando cartera

    Crear una cartera de clientes debe de ser el siguiente objetivo de la empresa: identifica los diferentes tipos de clientes, la importancia de cada obra, calidad, precio, fechas de mayor demanda, etc. Con estos datos puedes iniciar una red de contactos y comenzar a generar clientes de forma más fácil.

  8. Estructura de la empresa

    Conforme la empresa vaya creciendo, los recursos humanos, la maquinaria y el equipo efectivo disponible tendrán que comenzar a aumentar en tamaño para que cada área pueda continuar con el desempeño de sus funciones de una manera óptima. Este crecimiento se rige por el tamaño de la empresa, el tipo de sociedad, su ubicación geográfica y los tipos de obra que realiza.

Estas son algunas recomendaciones para empezar tu propia empresa constructora, no olvides tomarlas en cuenta y muy probablemente tu empresa tendrá éxito en el futuro.

Fuente consultada:

Enlace Arquitectura

– Información que construye –