¿Te imaginas cómo será nuestro planeta dentro de 25 años? Te damos algunos datos impactantes que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) recopiló de su Panel sobre Sostenibilidad Global.

  • En 2040 la población crecerá a 9,000 millones de personas; 2,000 más que en la actualidad.
  • El 70% de los habitantes de todo el mundo, nada menos que 6,300 millones, residirán en ciudades.
  • El 90% de ese desarrollo urbano tendrá lugar en países en vías de desarrollo, es decir, con menos recursos para asimilar esa transformación socioeconómica.
  • El consumo energético aumentará un 40%.

Esta información nos indica los desafíos a los que nos enfrentaremos y por ello se desarrollan planes de acción globales para adaptar los recursos habitacionales y energéticos a esa gigantesca demanda concentrada en tan poco espacio.

Programa Hábitat-ONU

Bajo este marco trabaja el Programa Hábitat-ONU. Su principal objetivo es generar debate, investigación e innovación en busca de soluciones urbanas urgentes, lo cual se presenta en seis campos estratégicos.

  • Legislación y gestión: se pretende fijar políticas adecuadas y marcos jurídicos eficaces para controlar el desarrollo de las ciudades, la utilización del suelo y los proyectos de construcción.
  • Planificación y diseño urbano: hay que racionalizar el crecimiento tomando en cuenta desde la climatología hasta la orografía, los espacios verdes, las infraestructuras, los transportes, los accesos, etc.
  • Economía urbana: no se trata sólo de hacer ciudades habitables, sino de generar recursos económicos y poner en marcha nuevas actividades para hacer núcleos urbanos socialmente viables: tejido industrial y comercial, implementación tecnológica, redes de servicios, acceso al emprendimiento, etc.
  • Servicios básicos. Este campo engloba elementos clave como:
    • Los recursos energéticos sostenibles, favoreciendo lo renovable y el control inteligente de la demanda pública
    • El abastecimiento de agua y sistemas de reciclaje
    • El tratamiento y reciclado de basura
    • La comunicación y la asistencia a la población por medio de las redes de tecnología de la información
  • Reducción de riesgos: deben prepararse planes estratégicos para prevenir y afrontar los peligros naturales (climáticos y sísmicos), la contaminación y el desabastecimiento de productos y servicios básicos.
  • El objetivo es construir de forma eficiente y segura, facilitar el acceso a una vivienda digna a toda la población a través de la rehabilitación urbana.

En enero de 2017 Madrid se incorporó de forma activa al Programa Hábitat-ONU, aportó 500,000 euros y ofreció apoyo técnico al proyecto. La idea es que la capital sea un campo de pruebas para algunos estudios elaborados por expertos de las Naciones Unidas.

– Información que construye –