ArquitecturaDestacadasVanguardiaBiblioteca de México

El proyecto original era para albergar a la Real Fábrica de Puros y Cigarros de México.
8 julio, 20191367 min

Al salir de la estación de Metro Balderas, correspondiente a la Línea 1 del Sistema de Transporte Colectivo – Metro (STC – M), en la Ciudad de México, se encuentra uno de los
inmuebles más emblemáticos de la urbe.

Este espacio es conocido como la Ciudadela, una obra que comenzó a construirse a finales de 1793 y se concluyó en 1807, bajo la dirección del arquitecto español José Antonio González Vázquez y del ingeniero Miguel Constanzo.

El proyecto fue pensado para albergar a la Real Fábrica de Puros y Cigarros de México, poco antes de la Independencia, aunque ha tenido más usos, entre los que se encuentran: cuartel militar, cárcel, fábrica de armas, sitio de ejecuciones y escuela.

Sin embargo, durante la presidencia de Manuel Ávila Camacho el recinto se convirtió en la Biblioteca de México; oficialmente inaugurada el 27 de noviembre de 1946. No obstante, comenzó a dar servicio en marzo de 1947.

En un principio, la nueva biblioteca ocupaba la cuarta parte del complejo, en donde sólo se brindaba el servicio de estantería abierta; además, compartía sede con otras dependencias del gobierno mexicano.

Poco después, derivado de la iniciativa Centro Cultural Ciudadela, en 1987 la Secretaría de Educación Pública (SEP) adquirió el edificio, con la finalidad de que el arquitecto Abraham Zabludovsky desarrollara un proyecto de remodelación y restauración para dar paso a una nueva biblioteca.

Durante esta intervención, el objetivo fue que el inmueble original se conservara intacto. Para lograrlo se construyeron estructuras transparentes de acero y vidrio para cubrir los cuatro patios, con lo cual surgieron nuevas áreas de lectura.

El 21 de noviembre de 1988, bajo el mandato presidencial de Miguel de la Madrid Hurtado, la biblioteca de México fue reinagurada, durante el acto se presentó la nueva imagen, así como la incursión de nuevas tecnologías de la información, modernización de servicios y organización documental.

La última actualización de este complejo cultural fue entre los años 2011 y 2012, la cual corrió a cargo de los arquitectos Alejandro Sánchez y Bernando Gómez-Pimienta, quienes remodelaron el edificio principal.

Lo que más destaca del trabajo realizado es el rescate y mantenimiento del recinto original, pues será el primer complejo histórico que tenga un bajo consumo energético y de agua. Además, no sólo se trató de rescatar el edificio.

De acuerdo con Alejandro Sánchez, también se le abasteció “de toda la tecnología vigente, al día en todos los términos de tecnología hidráulica, sanitaria, eléctrica, voz, datos, ahorro de energía, etcétera”.

“No hay cosa más sustentable que reciclar un edificio histórico, en vez de construir uno nuevo”, Alejandro Sánchez

Una de las innovaciones más destacadas se encuentra en el sistema bioclimático, que tienen como finalidad lograr una mejor preservación de los libros.También se diseñaron dos nuevas bibliotecas personales, de las cuales, una pertenece a Carlos Monsiváis.

Sin duda alguna, la Biblioteca de México es un sitio imperdible dentro de un recorrido por la Ciudad de México, ésta abre sus puertas de lunes a domingo de 8:00 a.m. a 7:30 p.m., y se se ubica en: Plaza de la Ciudadela 4, esquina con Avenida Balderas, Col. Centro (Área 4), C.P. 6040, México, CDMX.

Fuentes consultadas:

Biblioteca de México
Gob.mx
México es Cultura
México Desconocido
Expansión

Conexión Moctezuma

Resumen del editor.

Publicaciones relacionadas

Técnicas medievales

Técnicas medievales

17 julio, 2019
Cielos rasos

Cielos rasos

12 julio, 2019
Street art a la mano

Street art a la mano

8 julio, 2019
CONTACT
US
YOUR
NAME
YOUR
EMAIL
¿A QUE TE DEDICAS?
SEND MESSAGE