SeguridadVanguardia¿Casco de seguridad?

Es mucho más que un complemento de estatus o un accesorio que forma parte del uniforme.
9 septiembre, 20195307 min

¿Realmente somos conscientes de la importancia de utilizar este vital y ‘sencillo’ elemento de protección? No importa cuál sea tu puesto en la obra, debes usarlo en todo momento dentro de la construcción.

Más que ser un complemento que destaca un estatus o un accesorio que forma parte del uniforme, los casos de seguridad han sido diseñados para cumplir con una serie de funciones que previenen accidentes severos o mortales.

Gracias a su diseño es capaz de cubrir tres objetivos principales:

  1. Limitar la presión aplicada al cráneo, distribuyendo la fuerza de impacto sobre la mayor superficie posible.
  2. Desviar los objetos que caigan, por medio de una forma adecuadamente lisa y redondeada.
  3. Disipar y dispersar la energía del impacto, de modo que no se transmita en su totalidad a la cabeza y el cuello.

De acuerdo con la Norma Oficial Mexicana, NOM-115-STPS-2009, “Seguridad-Equipo de protección personal-Cascos de protección-Clasificación, especificaciones y métodos de prueba”, éstas son la características que debe tener un casco de seguridad:

  • Transmisión de fuerza de impacto (resistencia al impacto)
  • Tensión eléctrica soportable
  • Resistencia a la penetración de algún objeto
  • Resistencia a la combustión
  • Deben ser ligeros y no pesar más de 400 g

En concordancia con el mismo reglamento, los cascos deben contener los siguientes elementos:

  • Concha
  • Suspensión
  • Tafilete
  • Banda de sudor
  • Barboquejo
  • Forros de invierno

Los tipos de casos que se establecen en el decreto de seguridad, se clasifican por su desempeño de la siguiente manera:

  • Clase G (General): reducen la fuerza de impacto y el peligro de contacto con conductores energizados a baja tensión eléctrica de hasta 2.200 V (fase a tierra).
  • Clase E (Dieléctrico): cumplen con la misma función que los Clase G y soportan una tensión eléctrica de hasta 20,000 V (fase a tierra).
  • Clase C (Conductor): el único que no cuenta con protección eléctrica.

Es importante mencionarte que no basta con tener uno, debes contar con varios vastos, pues tienes que reemplazarlo cada cierto tiempo si detectas algunos de estos signos:

  • Pérdida resistencia mecánica por efecto del calor, el frío y la exposición al sol o a fuentes intensas de radiación ultravioleta (UV).
  • Debe desecharse si se decolora, se agrieta, desprende fibras o cruje.
  • También se debe desechar si ha sufrido un golpe fuerte, aunque no presente signos visibles de haber sufrido daños.

Para darle un mantenimiento adecuado, te dejamos los siguientes tips:

  • La limpieza y desinfección son muy importantes si sudas demasiado.
  • Evita compartir tu casco con otros trabajadores.
  • Si detectas residuos adheridos, elimínalos por medios mecánicos o con un disolvente adecuado.
  • Cuando no lo uses, guárdalo de forma horizontal en estanterías, o bien cuélgalo en ganchos.
  • Evita dejarlo en lugares expuestos a la luz solar directa, con temperaturas bajas o altas y con humedad elevada.

No esperes a que suceda el accidente, utiliza tu casco de seguridad y fomenta su uso entre todos tus colaboradores. Recuerda que lo más importante es tu integridad física y mental para que desarrolles tu trabajo.

Fuentes consultadas:

Noticias Arq
Doc. Of. Gob.
Revista Seguridad Minera

Conexión Moctezuma

Resumen del editor.

Publicaciones relacionadas

Efecto inacabado

Efecto inacabado

7 noviembre, 2019
CONTACT
US
YOUR
NAME
YOUR
EMAIL
¿A QUE TE DEDICAS?
SEND MESSAGE