La tendencia actual es adquirir lo hecho por diseñadores mexicanos sobre las propuestas internacionales.


De acuerdo con la Secretaría de Hacienda, el sector industrial en México creció 1% en 2015 y para este año se espera que lo haga en 2.5%. Esto incluye el diseño de muebles de todo tipo elaborado por manos mexicanas.

El sector mueblero ha tenido un avance positivo en un mercado competitivo donde cada vez entran más marcas y personalidades del extranjero.

Es común que se elija una posición extrema al competir en el contexto actual, se crean marcas de lujo para participar con muebles de diseños exclusivos a precios muy altos. O, por otro lado, suelen fabricar piezas con materiales de baja calidad que si bien permiten costos más bajos suelen demeritar las cualidades de las mismas.

Ante tales posiciones extremas, en el mercado se han generado trabajos que apuestan por la calidad acompañada de precios razonables, buscando destacar con elementos como el barro, los colores brillantes y el arte popular.

Se trata de diseños mexicanos que compiten a nivel mundial. Son ideas originales que tienen el plan de generar un impacto positivo en el sector económico y social del país, ya que estructuran cadenas y ciclos productivos exitosos al colaborar con diferentes diseñadores, talleres y estudios.

Lo de hoy es trabajar con materiales de calidad y con mano de obra nacional para ofrecer muebles a precios accesibles fomentando el consumo local.

También está presente la tendencia de incursionar más en el diseño interior habitacional, hotelero y restaurantero. Esto brinda la oportunidad de que el nuevo diseño mexicano refuerce la identidad del negocio creando conceptos originales que impulsen la fidelidad de los clientes.

En la actualidad, gracias a que se difunde el trabajo nacional en las plataformas digitales, es más común encontrar piezas diseñadas por manos mexicanos, ya que promueven la compra de éstas.

Fuente consultada:
Obras Web

– Información que construye –