Cada vez está más cerca la posibilidad de que los robots desempeñen tareas creativas en el área de la arquitectura, tal como ha sucedido en los avances de diseño y construcción digitalizada.

Gracias a su aplicación, los androides podrán mejorar la calidad, la sustentabilidad, bajar los costos, reducir riesgos, lograr ciclos más largos de vida, e incluso, un mantenimiento más eficiente, al momento de edificar.

Autodesk, compañía dedicada al desarrollo de software y proveedor de CAD y BIM -programas para diseño arquitectónico- está creando una interfaz basada en la inteligencia artificial y la simulación de fenómenos complejos llamada Dreamcatcher.

Ésta tiene como objetivo generar múltiples opciones de diseño mediante una base de datos, una vez que se establecen ciertos límites; por ejemplo, las especificaciones de las necesidades o requisitos del cliente, tipos de materiales, métodos constructivos, criterios de modelaje y restricciones de costo.

Diseño robotizado

Humanos, capital siempre rentable

El Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), llevó a cabo un estudio llamado The Future of Jobs, en el cual menciona que hacia el 2020, se habrán perdido 7.1 millones de empleos debido al desplazamiento provocado por las aplicaciones de la robótica, la nanotecnología y la inteligencia artificial en diferentes áreas.

Con respecto a la arquitectura e ingeniería, el WEF prevé un aumento de empleos más que un descenso, esto impulsado por la impresión en 3D, la eficiencia sustentable en el manejo de recursos y la robótica. Además en el 2016, la fuerza laboral de estos dos sectores ascendió a 12.5 millones de empleos, y en 2020 crecerá a 339,000 plazas.

Diseño robotizado

Evolución del mercado

La inteligencia artificial y la robótica pueden llegar a ser una amenaza para las empresas menos preparadas porque combina las tareas tradicionales de los profesionales y el perfil de sus empleados al requerir personal más calificado.

Con respecto a lo anterior, Jan Dierckx, analista de sistemas y parte de un equipo de investigación y desarrollo interno en Foster + Partners, comentó que “la industria de la construcción siempre se ha movido a paso lento, pero creo que las personas deberían considerar una oportunidad para delegar tareas laboriosas y aburridas a los robots, permitiendo a los humanos dedicar su tiempo a actividades más creativas”.

La utilización de este saber en conjunto con una ciudad más conectada nos permitirán vivir, trabajar, movernos de una forma más eficiente, integrada y ecológica. También se podría mandar a los autómatas a áreas remotas o sitios de desastres para realizar refugios de emergencia o viviendas permanentes con impresión en 3D.

Fuente consultada: