Los espacios bien iluminados y ventilados traen múltiples beneficios en las actividades diarias, salud, comodidad y vida de los residentes. Aunque no todos los hogares y construcciones cuentan con esta posibilidad por motivos de construcción, a continuación te compartimos algunas ideas interesantes que pueden ayudar a resolverlo:

Tonos claros
Estos reflejan y potencializan mejor la luz solar durante el día. Se deben usar en muros y pisos, así como en el mobiliario y decoración del hogar. Es importante evitar los colores vibrantes, en caso de utilizarlos debe ser de manera moderada. Así se conseguirá más brillo y luz en el espacio.

Iluminación saludable

Espejos
Además de generar una sensación de profundidad, permiten rebotar la luz natural y artificial. Gracias a este elemento se percibe una aparente amplitud del espacio.

Ventanas interiores
Colocar ventanas falsas o que den hacia otro espacio de la casa con más iluminación, permitirá el paso de luz entre ambas habitaciones. Éstas también pueden ser dividir diferentes ambientes, al mismo tiempo que la luz se expande de un cuarto a otro.

Iluminación saludable

Plantas para decorar
Aunque no son fuentes de luz, alegran el ambiente con sus colores y son muy buenas para la salud, ya que eliminan toxinas en el aire y liberan oxígeno para generar aire fresco.

Iluminación artificial
Se trata de la solución perfecta para espacios cerrados y sin ventanas. Aparte de la iluminación de los techos, se debe considerar colocarla en muros o muebles, lámparas de pie y de sobremesa, entre otros.

Es muy importante considerar que la temperatura de la luz artificial que se utilice debe asemejarse a la luz natural que se mide aproximadamente en 5,600 grados kelvin.

Iluminación saludable

Existen diversas soluciones ante el problema de la iluminación sin ventanas, pero al recurrir a la creatividad podemos generar espacios perfectos.