IngenieríaVanguardiaPistas del NAICM

Ante una obra de esta magnitud, se deben establecer procesos de planeación, proyección y construcción.
19 junio, 20173459 min

El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México es la entidad responsable de construir, administrar y operar el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM). Actualmente este organismo ya ha asignado el contrato de Ingeniero Civil Maestro para consolidar el diseño que constituirá la base para la edificación de los elementos principales del nuevo aeropuerto y sus elementos “lado aire”: pistas, rodajes y calles de salida rápida, entre otros.

El sistema aeroportuario de la CDMX actualmente se encuentra en un gran momento, gracias al crecimiento y aumento acelerado de la ciudad. Esto ha provocado un incremento considerable en la demanda actual de servicios aeroportuarios.

A pesar de que se han llevado a cabo múltiples intervenciones para mejorar la cobertura de este servicio, éstas no han sido suficientes para eficientar su capacidad, la cual aún está mermada. Dicho lo anterior, se considera que este es el principal factor por el que se construirá el NAICM.

Cuando se trata de una obra de esta magnitud, se deben establecer procesos de planeación, proyección y construcción; en donde, debido a la complejidad de la estructura, es necesario atender todas las restricciones y oportunidades interdisciplinarias que surjan a lo largo del desarrollo de este proyecto.

En atención a todos estos parámetros, el NAICM fue planeado para cumplir con estándares y certificaciones internacionales, como el diseño: Leadership in Energy & Environmental Design (LEED / Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental) y criterios Building Information Modeling (BIM / Modelado de Información de Construcción).

Planificación del lado aire

Al clasificar las áreas operacionales de un aeropuerto nos encontramos con dos subdivisiones: “lado aire” y “lado tierra”; el lado aire se refiere a todas las áreas con actividades relacionadas a las aeronaves, mientras que el lado tierra es en donde se facilitan todos los servicios en torno a las necesidades de los pasajeros, incluyendo la intermodalidad de transporte.

Trabajar en un sistema aeroportuario implica diversos retos. El principal desafío radica en solucionar restricciones inherentes a la magnitud del proyecto y sus condicionantes, esto, tomando en cuenta la capacidad para prevenir y atender la demanda futura de los servicios, así como, las mejoras en logística de transporte nacional.

Para la definición del diseño de construcción de las pistas del NAICM, se realizaron exhaustivos estudios de las condiciones y características del suelo lacustre del sitio (vaso del ex Lago de Texcoco).

Este detalle es el tema central para el diseño del pavimento de las pistas y las características que debe cumplir son las siguientes:

  • Resistencia del pavimento
  • Márgenes adyacentes al pavimento: deberán resistir la potencia de flujo de aire de las turbinas
  • Franjas de seguridad: soportarán a los equipos de servicio y la posible salida de un avión
  • Extremos de pista: tendrán que resistir la erosión de superficies sometidas a la potencia de flujo de aire de las turbinas
  • Áreas de seguridad de los extremos de pista: ayudarán a reducir los accidentes de las aeronaves que al aterrizar rebasan el fin de pista en casos de emergencia
  • Zona de parada: deberá soportar ocasionalmente el paso de aeronaves y permitir el aumento de la masa de despegue de las mismas
  • Zona libre de obstáculos: permitirá aumentar la masa de despegue autorizada

Una vez que evaluaron todos los factores, concluyeron que la mejor solución era la precarga con material pesado, ya que este sistema induce un mejoramiento en las condiciones y capacidades del suelo, al mismo tiempo que brinda una estructura adecuada al pavimento de las pistas, que se corresponde con las cargas a las que serán sometidas.

Para lograr este modelo (precarga con material pesado) primero se lleva a cabo la nivelación, limpieza y desmonte del terreno natural, esto con la intención de remover elementos prominentes. A continuación se extiende una membrana geotextil y una geomalla triaxial sobre la superficie del terreno, previniendo la mezcla del mismo con la subrasante, agregados o materiales.

Las capas para el sistema de precarga en el NAICM estarán conformadas por los siguientes elementos:

  • Membrana geotextil
  • Geomalla triaxial
  • Primera capa de tezontle (50 centímetros)
  • Segunda capa de tezontle (50 centímetros)
  • Tercera capa de tezontle (100 centímetros)
  • Primera capa de material pesado (100 centímetros)
  • Segunda capa de material pesado (100 centímetros)

Para llevar a cabo esta magna obra, deberán conjugarse una basta cantidad de esfuerzos entre diversos actores de la ingeniería civil: planificadores, diseñadores, coordinadores, contratistas, supervisores y expertos. Ellos aportarán toda su experiencia en sus respectivos campos para lograr una infraestructura que preste servicios de muy alta calidad y logre una larga vida operativa.

Fuentes consultadas:
Issuu
CICM

Conexión Moctezuma

Resumen del editor.

Publicaciones relacionadas

Memoria y Tolerancia

Memoria y Tolerancia

24 junio, 2019
Años coloridos

Años coloridos

14 junio, 2019
Poli-soluciones

Poli-soluciones

10 junio, 2019
CONTACT
US
YOUR
NAME
YOUR
EMAIL
¿A QUE TE DEDICAS?
SEND MESSAGE