ArquitecturaDestacadasVanguardiaViabilidad económica

Los tres errores que impiden que los arquitectos hagan crecer su negocio.
4 abril, 20191905 min

En la actualidad existen enormes oportunidades que el nuevo paradigma tecnológico y digital ofrece a todos los profesionales. Sin embargo, el coach ejecutivo, Emilio Sánchez Lozano, considera que muchos estudios pequeños de arquitectura no velan por la viabilidad económica de su negocio.

Él afirma que, a pesar de que estos estudios están aplicando la tecnología BIM en sus procesos, muchos ignoran la posibilidad de utilizar herramientas de marketing digital para obtener visibilidad, posicionamiento e impacto.

Estos son los tres errores que Sánchez Lozano considera que, en la mayoría de los casos, impiden que los arquitectos consigan más clientes y hagan crecer su negocio:

Viabilidad económica

I. No cuentan con un sistema automatizado para la captación de clientes

Hace 30 o 50 años, los arquitectos no invertían tiempo ni dinero en sistematizar su negocio, ni diseñaban una estrategia o plan de acción para atraer a los compradores.

Hoy en día es necesario crear un sistema para asegurar el flujo constante de clientes. Centrarse en conseguir visibilidad y llevar tráfico a una plataforma digital es indispensable.

II. No trabajan la marca personal

Otra de las ventajas de la tecnología es que abre la posibilidad de acceder a múltiples recursos digitales para potenciar una marca. Esto no se refiere únicamente a la parte formal de la misma, como la imagen corporativa o el sitio web, sino a la parte psicológica e intangible: la historia personal, la confianza que transmite, los sueños y los valores, etc.

En este aspecto, es esencial asumir la importancia de crear una estrategia de branding que permita posicionar a la marca en la mente de los clientes como la opción destacada.

III. No hacen uso del poder del marketing digital para atraer clientes potenciales

Una vez creado un sistema para el estudio de arquitectura, se debe llevar tráfico a ese sistema y crear un “embudo de ventas”. Mediante este embudo, los clientes potenciales deberán pasar por cuatro fases antes de comprar:

  1. Conocen la marca y sus servicios.
  2. La consideran una posible opción, si lo que ofrece resuelve su problema.
  3. Deciden ponerse en contacto para pedir información.
  4. Realizan la compra.

Viabilidad económica

Toda la estrategia de ventas se debe enfocar en llevar tráfico a ese embudo para atraer a los clientes potenciales y que estos se familiaricen con la marca; solo así empezarán a considerarla como una opción atractiva en el momento en el que estén decididos a comprar.

Fuente consultada:
Cosas de arquitectos

Conexión Moctezuma

Resumen del editor.

Publicaciones relacionadas

CONTACT
US
YOUR
NAME
YOUR
EMAIL
¿A QUE TE DEDICAS?
SEND MESSAGE